Fases de la luna Margarita Nava

– Pero vas a salir de esta, estoy segura. 

– Vaya, he vivido con esto toda mi vida, no es como si hubiera salida. Se acostumbra uno a vivir así.

– No, pero uno sale de la depresión, uno no se queda ahí. 

– Algunos sí, y otros no. Hay depresiones de las que se entra, se siente que no se puede vivir, y luego, con mucha ayuda, se sale. Yo he tenido tres de esas. Pero además de esas, que se llaman «depresiones clínicas»; tengo distimia, que es depresión crónica pero funcional. 

– ¿JUAT? No chingues, no sabía que había varios tipos de depresión. 

– Chuli, esto es como en la salchichonería: quieres jamón York, de pavo, de pollo, con especias, sin especias pero con nueces, sin sodio pero light pero que sepa a algo… Aquí hay de todo. Porque además, la depre como el perfume, reacciona diferente con cada persona.

 

CHA- LE

 

La verdad es que siempre asumo que quien ha padecido algún cuadro de depresión sabe estas cosas. Y pos no. Un día me voy a tatuar: ASUMIR ES ILEGAL.

 

Tengo amigos que han pasado por periodos jodidísimos de depresión clínica, los he visto romperse en pedacitos cuando salen de la cama luego de 5 o 6 días de no haberlo conseguido. Una de mis hermanas tuvo un episodio catatónico por 40 días… supongo que eso me preparó para acompañar a otras personas después.

Otra cosa que me ha enseñado vivir con enfermedades psicoemocionales y con gente que las padece o ha padecido es que es INDISPENSABLE:

 

  1. Nadie en ningún sitio de internet puede diagnosticarte. NADIE.
  2. Necesitas ayuda profesional. Alguien con cédula médica.

 

Aclarando el asunto, y recordando nomás que yo escribo desde mi experiencia de paciente diagnosticada hace más de una década…

 

La Clínica Mayo (fuente que me ha sido autorizada por médicos de mi confianza), dice de la depresión clínica:

 

La Depresión Clínica puede afectar a personas de cualquier edad, incluso a los niños. Sin embargo, los síntomas de la depresión clínica, si son graves, en general mejoran con asesoramiento psicológico, medicamentos antidepresivos o una combinación de ambas opciones.

Si una persona tiene depresión clínica, debe presentar al menos cinco de los siguientes síntomas, durante un período de dos semanas, la mayor parte del día, casi todos los días. Al menos uno de estos síntomas debe ser ya sea un estado de ánimo depresivo o pérdida del interés o el placer. Los signos y síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Estado de ánimo deprimido, como sentirse triste, vacío o con ganas de llorar (en niños y adolescentes, el estado de ánimo deprimido puede manifestarse como irritabilidad constante)
  • Interés considerablemente reducido o imposibilidad de sentir placer por ninguna actividad o por la mayoría de ellas
  • Pérdida de peso considerable cuando no se está a dieta, aumento de peso, disminución o aumento del apetito (en los niños, lo normal es que no puedan aumentar de peso)
  • Insomnio o más deseo de dormir
  • Desasosiego o conducta lenta observados por otros
  • Cansancio o falta de energía
  • Sentimientos de desprecio por uno mismo o culpa excesiva o inadecuada
  • Dificultad para tomar decisiones, para pensar o para concentrarse
  • Pensamientos recurrentes sobre la muerte o el suicidio, o intento de suicidio

Los síntomas deben ser tan intensos que provoquen problemas notables en las relaciones con los demás o en las actividades cotidianas, como el trabajo, la escuela o las actividades sociales. Los síntomas pueden basarse en tus propios sentimientos o en las observaciones de los demás.

 

Ora, saquen una libretita para que vean la diferencia con la Distimia (que es lo yo tengo).

El Trastorno Depresivo Persistente, también llamado Distimia, una forma de depresión continua y a largo plazo (crónica). Es posible que pierdas interés en las actividades normales de la vida cotidiana, que te sientas desesperanzado, que te vuelvas improductivo y que tengas baja autoestima y una sensación general de ineptitud. Estos sentimientos duran años y pueden afectar en gran medida tus relaciones y tu desempeño en la escuela, en el trabajo y en las actividades diarias.

Si tienes trastorno depresivo persistente, es posible que te resulte difícil sentirte optimista incluso en ocasiones felices. Puede que te describan como pesimista o negativo, que crean que te quejas todo el tiempo o que eres incapaz de divertirte. Aunque el trastorno depresivo persistente no es tan grave como la depresión mayor, tu estado de ánimo deprimido actual puede ser leve, moderado o grave.

Debido a la naturaleza crónica del trastorno depresivo persistente, sobrellevar los síntomas de la depresión puede resultar difícil, pero una combinación de sesiones de terapia comunicativa (psicoterapia) y medicamentos puede ser eficaz para tratar esta afección.

 

– Lo que a ti te pasó fue un periodo super horrible donde veías todo negro, un hoyo negro profundo de donde no parabas de caerte.

– Exacto

– Bueno, yo vivo en un palco desde donde lo único que veo es ese hoyo negro.

 

Por eso es menos «peligroso» que yo hable de suicidio, porque básicamente lo he pensado siempre, como una opción práctica para dejar de vivir en gris (en mi caso es una cuestión de ruido, el ruido general de la vida me fastidia a un punto en el que…); se vuelve peligroso si tengo más de una semana pensando en cómo suicidarme. Ahí ya hay que prender los foquitos de alerta porque seguro, ando en depre mayor. Por que sí a los que tenemos Distimia, nos puede dar depre doble. Bien bonito.

 

No puedo recalcar lo importante que es que busques ayuda. Ya sea que tienes alguno de los síntomas de Depresión Clínica o de Distimia o que llevas algún tiempo no sintiéndote completamente tú.

Yo tengo la enorme fortuna de no tener vergüenza (a veces eso es culpa de ser border, a veces es culpa de mi personalidad) y gracias a eso lo hablo y he conseguido ayuda. Por favor, si vas a perder la elegancia, que sea preguntando dónde está el hospital psiquiátrico más cercano, o si tus amigos conocen a algún psiquiatra, o googleando: psicólogos y psiquiatras cerca de mí.

 

Y si no sientes nada de esto, pero te recordó a alguien, por favor, pregúntale, trata de acercarte y entenderle. Insisto (sobre todo porque todo mundo me lo recuerda): yo tengo una facilidad enorme para explicarme pero no todos son como yo y a muchos les da vergüenza hablar de esto. Tu ayuda puede ser la diferencia entre vivir pleno (y sí, con depresión y distimia o cualquier otra cosa, pero aceptándote) a vivir a medias.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *