María, ¿cómo vas con el libro? ¿Ya avanzaste? ¿Qué tal van esos capítulos? ? Jijos mano… The pressure. La angustia. No ha estado fácil, porque más allá de querer complacer a los demás que se entusiasman por la idea de un libro sobre depresión (¿qué pedo con esa contradicción semántica?) está la idea, la enorme presión, de complacerme a mí misma.

Una cosa es que una tenga distimia, que es un pain in the ass y una carga pesadísima de vivir. Pero una es hija de workaholics, hermana de workaholics, y en mi familia hay pecados que se pueden perdonar, con todo y que nací en una familia uuuultra católica (algunos muy de domingos y superficiales, otros muy nomás en laculpa histórica y los más, en lo teológico, académico, estudiado pues. Mi familia es nerd del catolicismo y la filosofía).

En mi familia se pueden perdonar los divorcios, las infidelidades, el alcoholismo, la depresión, la pobreza, algunas adicciones, determinados gustos musicales o estéticos, la superficialidad emocional o intelectual SIEMPRE Y CUANDO te estés partiendo la madre por estar bien. Y ahí de ti donde se te ocurra medio tirar la toalla. Primero porque no mames, no la tires, estorba. Segundo porque no mames, cómo se te ocurre tirarla si absolutamente todo mundo la tiene más complicada que tú, para eso te dimos educación, para que supieras que afuera hay un mundo de gente más miserable que tú. Tercero, porque no mames, qué hueva la gente que no hace absolutamente todo, hasta morirse, por salir adelante.

La idea de escribir este libro sucedió una tarde mientras releía a Diario de una Oveja Financiera de Sonia Sanchez Escuer. Como ya es más costumbre que excepción en mi vida, estaba tratando de reinventarme fuentes de empleo, porque eso es algo que los que no estudiamos y tenemos crisis emocionales que nos impiden tener continuidad en cualquier entorno (profesional, escolar, familiar) tenemos que hacer cada tanto. Estaba, como casi siempre, sin chamba y sin poder encontrarla. Así que por supuesto, estaba escribiendo ese libro, el que empecé hace dos años, para intentar trabajar, y a ver si esa inercia me hacía conseguir trabajo. Y así ha sido, me pongo tantito bien, consigo chamba, la consigo mantener un tiempo, vale madre, la pierdo, y otra vez.

Entonces, llevo dos años, tratando como dice el slogan de este sitio, viviendo con depresión aunque quiero morir en el intento. Y pues a veces consigo avanzar el libro, a veces lo acabo de un jalón (pasó que en una semana escribí 7 capítulos y neta, con eso armábamos un libro) pero por supuesto ya leyéndolos no servían para nada y los arrumbé en algún lugar y ahora ya no sé ni dónde están ni cómo empezó ni nada.

A veces consigo escribir algo más formal, a veces le doy forma, a veces hago un mapa más real. A veces pido ayuda y a veces la consigo. A veces se me ocurre que ya está listo para pitcharse a una editorial y luego me acuerdo que eso no haría el libro que quiero…

Verán, hay gente con depresión que no puede salir a la calle, que no puede ni siquiera abrir el celular porque ahí está la fuente de muchos disparadores de nuestra enfermedad. Ahí están las críticas, los estándares imposibles de cumplir, las promesas de la vida feliz que jamás logramos conseguir. No podemos salir a la calle porque cuando lo hacemos nos sentimos observados, juzgados, ridiculizados y eso desgasta. Pero además no podemos salir a la calle porque el dinero, es un poquito más escaso que el de la gente sana, porque nosotros rara vez tenemos trabajos estables o porque el dinero que tenemos ya lo debemos, o porque el que tenemos lo necesitamos invertir en medicinas, terapias, asistencia de gente que nos ayuda a ser un poquito funcionales.

Entonces, no hay chance de que ese libro que yo podría hacer y venderle a una editorial, le llegue por cuenta propia a quienes están como yo. Así que me la he pasado escribiendo un libro que no estoy segura que valga la pena escribir.

Lo que sí vale la pena, es seguir haciéndolo, seguir comunicando las ideas del libro, porque eso ha ayudado. Los posts en Facebook (que tanto odio), los posts aquí que sí disfruto, le han servido a algunas personas. Y eso me sirve porque me hace sentir útil, que es mi hit de dopamina más cabrón en el universo. Y si me sirve a mí y le sirve a alguien más, hay que seguir haciéndolo.

Así que ahora, en lo que consigo ordenar qué carajos hacer, en lo que consigo sobrevivir al day by day, no habrá libro, habrá podcast. Y podrán escucharlo los jueves, en Spotify, en iTunes y en la página de Dixo, que es la plataforma que amabilísimamente, decidió producirlo.

Les aviso para que guarden su lunes AM, para que se pongan un recordatorio, porque neta creo que mi productora Verónica, hizo un trabajo increíble y me ayudó a darle coherencia a las miles de ideas que suceden en mi cabeza. Recordatorio o no, aquí les dejo el link del primer episodio, aquí en Spotify, aquí en iTunes, y aquí en la página de Dixo.

Muchas gracias a todos los que durante dos años han seguido aquí, a los que lo acaban de descubrir y me escriben y lo recomiendan y lo usan. Hay gente que sobrevive a la depresión porque tiene hijos, porque ama a alguien y es correspondido, porque se ven en la sonrisa de otro. Yo sobrevivo a veces por mi nana, a veces por mis gatos, pero muchas porque sé que alguien aquí me lee y que de algo le sirve saber que yo también estoy aguantando.

Ojalá les sirva el podcast. Ojalá nos sirva.

4 comentarios
  1. Raúl Montoya
    Raúl Montoya Dice:

    Hola, te escuche hoy, quiero felicitarte por tu valentía, coraje y decisión para hacer lo que haces y cómo lo haces, auguro muchas cosas buenas y agradezco tu esfuerzo y dedicación, estaré esperando tus podcast y visitaré mucho más este, tu sitio.
    Saludos

    Responder
    • Mariaisabel Mota
      Mariaisabel Mota Dice:

      ¡Muchas gracias Raúl! Gracias por reconocer que hay coraje en esto, me cuesta entenderlo aún, pero quiero aprender a reconocer que sí hay, que sí lo tengo.

      ¡Ya vamos en el 4to capítulo grabado! Estamos echándole ganas para que la disciplina no cese. Muchas gracias por escucharlo. Espero que le sirva a tantos como se pueda.

      Responder
  2. javier olea
    javier olea Dice:

    «Those with resilient brains have a much better chance of getting through life’s daily challenges. We with vulnerable brains have our work cut out for us. No, we’re not doomed. We just have to work harder and smarter, a lot harder and smarter.» J.M.
    Y mira que tu eres buena en eso de trabajar duro e inteligiblemente. Felicidades MIM!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *